Ayuno

IMPORTANTE
El ayuno, está contraindicado en determinadas circunstancias, tales como embarazo, lactancia, diabetes o personas que esté saliendo de un período de convalecencia.
YO NO ANIMO A NADIE A AYUNAR, esta es una opción personal y debe ser tomada informada y responsablemente. Para más información, es correcto visitar directamente a un nutricionista, para saber si uno se encuentra en las condiciones adecuadas para enfrentar un ayuno.

¿Qué es?

El ayuno ha tomado parte de la vida diaria de la humanidad, especialmente en los momentos de rituales y ha sido utilizado en la triple vía de limpieza corporal, descontaminación mental y búsqueda de claridad espiritual.

Tenemos que comer solamente tanto como nos sea necesario y no más. Con frecuencia comemos de más, o ingerimos cosas imposibles de digerir, sin darnos cuenta. Un ayuno ocasional, por ejemplo de una vez por semana o una vez cada quince días, nos permitirá mantenernos equilibrados. Si no nos resulta posible ayunar un día entero, podemos saltarnos una o más comidas durante el día”.

El ayuno a agua o consiste en mantener al cuerpo bebiendo agua mientras el organismo se nutre de sus propias reservas. No “deja de comer”, sólo invierte la utilización de alimentos y orienta su energía hacia el proceso curativo.

Con frecuencia dentro de la terminología de la medicina convencional los términos ayuno e inanición se utilizan como sinónimos. Ello indica un grave error. Hay una gran diferencia entre estos dos procesos.
El ayuno comienza cuando nos saltamos una comida y termina, si no lo dejamos antes, cuando se consumen todas las reservas de nutrientes almacenados durante años en nuestro organismo. Cuando el cuerpo no tiene reservas para “nutrirse de su interior” termina el ayuno y comienza la inanición.

El cuerpo se cura cuando ayuna, pero enferma y muere en la inanición.

El ayuno es un tiempo de eliminación o “limpieza” interna. El organismo indica que no es momento de introducir comida sino de eliminar las sustancias de desecho y los residuos tóxicos acumulados con el tiempo. Con el ayuno hacemos una puesta a punto del organismo o un “cerrado por limpieza e inventario” o “cerrado por reparaciones”. Las agresiones de la vida moderna son de por sí suficientes para producir una intoxicación corporal general, se exprese o no con síntomas de enfermedad, que indica la necesidad de un tiempo de ayuno y desintoxicación.


Beneficios del ayuno

Facilita el descanso general y completo de los órganos vitales.
Podemos señalar como descanso fisiológico al descanso aportado por el ayuno. Todo el cuerpo humano, es decir sus millones y millones de células no gastan energía en la digestión y asimilación de los nutrientes ingeridos, y esa energía que ahorran la invierten en el proceso de limpieza, regeneración y autocuración.

Detiene la ingesta de alimentos que se descomponen en el intestino e intoxican al cuerpo.
El aparato digestivo se va limpiando con el ayuno. la ausencia de comida durante el ayuno facilita la desaparición de alimentos descompuestos en el intestino. Cuando los alimentos no se descomponen en el conducto digestivo no intoxican al organismo y el cuerpo se va sanando.

Vacía el tubo digestivo y se deshace de las bacterias de putrefacción.
Cuando el conducto digestivo se llena de restos de alimentos que sufren fermentación y putrefacción, aparecen una gran cantidad de bacterias, muchas de ellas perjudiciales para el organismo. El ayuno limpia al tubo digestivo de los restos alimenticios y también de los gérmenes posibles que pueden perjudicar al aparato digestivo y a todo el organismo. Al desaparecer la fermentación y la putrefacción desaparecen las bacterias que se alimentan de los alimentos descompuestos.

Da a los órganos de eliminación una oportunidad para ponerse al día en su trabajo. Favorece la eliminación y desintoxica al organismo.
La sobrecarga del organismo ocasionada por muchos años de una alimentación y una forma de vida insanas, dificulta la correcta eliminación de sustancias tóxicas. El organismo se va saturando poco a poco de sustancias de desecho ya que los órganos de eliminación se ven sobresaturados y no cumplen adecuadamente su función. Además, cuando nos mantenemos en un estado continuo de estrés llegamos al agotamiento orgánico, los órganos de eliminación no pueden cumplir su labor por falta de energía y las toxinas se van acumulando en su interior, dando lugar a una profunda intoxicación.

Reestablece la bioquímica y la fisiología normal y sana.
Mediante el ayuno el organismo restablece la bioquímica y fisiología que le lleva hacia un proceso dinámico de curación. La salud no es una situación rígida y estable, sino, más bien, un proceso dinámico y lábil, un equilibrio que se renueva constantemente.

Rejuvenece las células, tejidos y órganos del cuerpo.
Con el descanso, y no olvidemos que el ayuno es una forma de descanso, descanso fisiológico, el cuerpo se recupera y se cura a sí mismo.

Permite la conservación y recanalización de la energía vital.
El descanso fisiológico favorecido por el ayuno, facilita la recuperación de la energía y la recanalización de la misma a través del “cuerpo energético”. El cuerpo energético es el sistema de energías del cuerpo que mantiene los átomos, las moléculas, las células, los tejidos y los órganos del cuerpo unidos y en buena y fluida comunicación. Este cuerpo energético tiene sus centros y canales de energía propios, los orientales los conocen muy bien con la denominación de chakras y meridianos.

Incrementa la capacidad digestiva y de asimilación de nutrientes, tanto en el aparato digestivo como en cada una de las células del organismo. el descanso digestivo que ofrece el ayuno favorece la recuperación del aparato digestivo, tanto en su conducto como en las glándulas adyacentes: el hígado, el páncreas y el bazo. Estos órganos están encargados de transformar las corrientes nutritivas que le llegan desde el tubo digestivo, transformando las sustancias según las necesidades de todo el organismo. Al permitir este descanso se aumentará la capacidad digestiva y de asimilación de los nutrientes ingeridos.

Cambia el estado mental favoreciendo una expansión de la consciencia.
Todas las antiguas culturas de la humanidad, tanto de occidente como de oriente, han utilizado el ayuno como el mejor y el más sano de los métodos para la expansión de la consciencia. El ayuno es un tiempo para interiorizar, un momento para estar hacia dentro. Muchos de los grandes místicos de la humanidad eran partidarios y conocedores de los grandes beneficios del ayuno a nivel de la consciencia.

Mejoran la percepción por los sentidos.
Durante el ayuno hay una amplia renovación de los órganos de los sentidos. Muchos ayunantes señalan la mejoría de su capacidad de ver, escuchar, oler y gustar. El ayuno despierta la sensibilidad, los sentidos, la percepción del mundo y favorece el despertar de la consciencia.

Permite un descenso del peso.
El ayuno permite una pérdida de peso, lo que de por si es de gran ayuda en muchas enfermedades. El descenso de peso puede ser necesario y totalmente recomendable en enfermedades tan diferentes como son: la obesidad, diabetes, artrosis, artritis, hipertensión, problemas de la columna vertebral, trastornos cardiacos y respiratorios,…etc.

Beneficios Neurologicos


El ayuno incrementa la autofagia neuronal
Según este estudio, “ayunos en el corto plazo inducen una autofagia neuronal profunda”. La autofagia, o “comerse a sí mismo”, es un proceso mediante el cual las células reciclan materiales de desecho, desregulan procesos derrochadores y se reparan a sí mismas.La salud del cerebro es bastante dependiente de la autofagia neuronal. Este estudio muestra que la eliminación de un “gen esencial para la autofagia” en las neuronas del hipotálamo en ratones produjo un desajuste metabólico (mayor grasas corporal, poca tolerancia a la glucosa) y un desarrollo neuronal reducido.Otro estudio determina que la interrupción del proceso de autofagia neuronal produce neurodegeneración. Dicho de otra forma, sin el proceso de autofagia, el cerebro no se desarrolla correctamente ni funciona como debería.

El ayuno mejora los niveles de Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF)
El BDNF es una proteína que interactúa con las neuronas en el hipocampo, córtex y prosencéfalo (las partes del cerebro que regulan la memoria, el aprendizaje, y la función cognitiva, características únicas en los humanos). Ayuda a que las neuronas existentes sobrevivan mientras que estimulan el crecimiento de nuevas neuronas (neurogénesis) y la aparición de nuevas líneas de comunicación entre las neuronas (sinapsis).Niveles bajos de BDNF están relacionados con la aparición de Alzheimer y cuando hay BDNF adicional se previene la muerte neuronal, pérdida de memoria y deterioro cognitivo.

Ayunar incrementa la producción de cuerpos cetónicos
Cuerpos cetónicos como el ácido betahidroxibutírico son conocidos por su capacidad neuroprotectora, y ayunar normalmente induce a la cetoacidosis.

Ictus
Los ictus isquémicos o derrames son eventos en los que un vaso sanguíneo que da sangre al cerebro es bloqueado por un coágulo. En un modelo de ictus isquémico en animales, el ayuno aumentó las BDNF y otras proteínas neuroprotectivas, redujo la mortalidad y la inflamación, además de incrementar la función cognitiva. Es conveniente resaltar que el ayuno fue efectivo contra los derrames en ratones más jóvenes. En general, el ayuno incrementó las proteínas neuroprotectivas y redujo la inflamación en ratones jóvenes y de mediana edad, reduciendo el daño cerebral ocurrido en los derrames.

Trauma cerebral
Las investigaciones indican que el ayuno es también efectivo contra el trauma físico en el cerebro. Esto es debido a que se reduce el stress oxidativo, la disfunción mitocondriana y el decline cognitivo que normalmente resulta de un trauma cerebral.

Lesiones en las vértebras cervicales
Ayunos en días alternos resultaron neuroprotectivos. Se preservó la integridad neuronal y el volumen de la lesión se redujo. Estos resultados no se repitieron en ratas que no habían entrado en estado de cetoacidosis por lo que parece que este estado es clave para los efectos positivos.

Alzheimer
En un modelo de Alzheimer, tanto el ayuno intermitente como una restricción calórica del 40% dieron beneficios cognitivos y de comportamiento comparado con los ratones del grupo de control. Estos ratones en ayuno o con restricción mostraron mayores niveles de comportamiento explorativo y cuando se enfrentaban a una prueba de memoria, encontraban la solución antes que los de control.

Enfermedad de Huntington
Esta enfermedad también se caracteriza por una bajada de los niveles de BDNF. En un modelo de ratas con Huntington, el ayuno intermitente normalizó estos niveles, mientras que la alimentación regular los mantuvo bajos. Las ratas que ayunaron vivieron más y mostraron mejor tolerancia a la glucosa. En todos los casos el ayuno retrasó la progresión de la enfermedad.

Pérdida cognitiva relacionada con la edad
Hay algunas evidencias de que el ayuno intermitente ayuda a frenar los típicos fallos de memoria o de habilidades mentales que vemos en las personas mayores. Este estudio fue hecho en ratas que ya tenían una avanzada edad por lo que se muestra que no hace falta empezar desde joven para obtener los beneficios del ayuno en este sentido.

Depresión
La depresión ha sido asociada con niveles bajos de BDNF y recientemente los investigadores han barajado la posibilidad de que niveles bajos de BDNF y la depresión tenga relación de causa y efecto. Además vemos como los antidepresivos aumentan la BDNF. ¿Podría el ayuno ayudar con la depresión? Parece que puede haber una relación pero no está del todo demostrada.

Desventajas del ayuno

Hipotermia.
Cuando estás en ayuno la intensidad del metabolismo baja, y aumenta la sensación de frío, especialmente en las extremidades.

Mareos, cansancio y falta de energía.
Estos efectos se producen por la falta de ingesta de alimento. Si el cuerpo no obtiene energía en forma rápida, tiene que obtenerla a partir del tejido adiposo, lo que conlleva a un gasto de energía extra que provoca cansancio, mareos y falta de energía.

Hipotensión arterial.
En muchas personas puede producirse una reducción de la presión arterial

TIPOS DE AYUNO

El ayuno es muy fácil de practicarse. El secreto principal radica en qué comer antes, y, sobre todo, cómo abandonar el ayuno correctamente, es decir, qué beber y comer después, y en qué cantidades.
Se distinguen varias clases de ayuno:


BASADO EN FRUTAS

Consiste en comer solamente frutas frescas, en combinaciones adecuadas, durante todo el tiempo que dure el ayuno. No es un método idóneo para adelgazar, ya que las frutas, por su alto contenido en hidratos de carbono, o sea glúcidos, engordan.

A BASE DE UNA SOLA FRUTA
Se trata de comer una sola clase de fruta durante cada comida o durante un día. Por ejemplo, un desayuno de ciruelas frescas, un almuerzo compuesto solamente por un plato de puré de manzanas, en la cena sólo naranjas, etc.

DE LíQUIDO O DE JUGOS
Consiste en tomar solamente jugos de frutas frescas durante el período del ayuno. Este es el más intensivo de los tres ayunos parciales, y posee la facultad de surtir poderosos efectos purificadores y curativos.

EL AYUNO COMPLETO
Se hace no comiendo absolutamente nada durante la duración del ayuno y bebiendo sólo agua cuando se sienta sed. (En el ayuno completo se beberá agua, repetimos, únicamente al sentir sed, pero no para tratar de calmar el deseo de comer.

FASES DEL AYUNO

CÓMO COMENZAR EL AYUNO
Los últimos alimentos sólidos y líquidos antes de comenzar su ayuno tendrán un efecto considerable sobre el mismo. Es mejor que consista de alimentos nutritivos pero de fácil digestión y eliminación.
Aconsejamos incluir en esta última comida previa dos o tres cucharadas soperas de mermelada de ciruelas natural, sin aditivos, o algún elemento con propiedades laxantes y evacuantes. También puede ser un buen laxante medicinal.
Se busca con esto que no queden materias acumuladas en el recto durante todo el período del ayuno. La comida en sí puede consistir en una taza de arroz integral hervido, acelga o espinaca saltada o hervida con poca agua, o chauchas, o sopa de verduras cocidas y algunas galletas de arroz con la mermelada o pasas de ciruelas. Además de ejercer un efecto purificador aún siendo suave, tales alimentos prepararán tu cuerpo para el ayuno, haciéndolo más fácil.


DURANTE EL AYUNO

Los efectos más notables dependerán del tiempo que dure tu ayuno, y del descanso que practiques durante el mismo. Los síntomas son similares de una persona a otra los dos o tres primeros días. Debido al efecto profundamente purificador de este procedimiento, las toxinas son extraídas de los tejidos y llevadas al torrente sanguíneo para ser expulsadas del cuerpo. Durante esos períodos, puede sentirse:
  • debilidad física
  • mareos
  • dolores leves de cabeza
esto es hasta que la glucemia (cantidad de glucosa --azúcar-- en la sangre) se estabiliza.
Tales intervalos de malestar suelen ser breves. La mejor manera de eliminarlos será mediante el descanso completo, permaneciendo acostado, convenientemente abrigado el cuerpo para sentirse comodo, permitiendo pasivamente que el proceso regenerador y rejuvenecedor del ayuno se lleve a cabo.
Aquellos que han realizado ayunos previos y realimentaciones con comida "limpia", no notan casi molestias, sino que por el contrario, se sienten plenos de energía, vigor y entusiasmo. No se encuentran tan infiltrados de toxinas y tejidos anormales. Cuanto peor te sientas durante el ayuno de un día, es porque más lo necesitas.
Durante casi todos los períodos de ayuno alternan intervalos de fatiga con períodos de abundante energía. Corresponden a los ritmos de toxinas que penetran a la sangre y salen de ella para eliminarse a través de la piel, orina e intestinos, así como a los cambios hormonales y del metabolismo.
El ayunador principiante, carente de experiencia, es asaltado a menudo por pensamientos de alarma y desconfianza acerca de lo que está haciendo. En realidad, hay momentos en que uno se siente débil, con malestar general. Al ponerse de pie puede marearse y duda que el ayuno le haga bien a él o ella específicamente.
De ahí la conveniencia de comenzar por ayunos cortos, de un día, primero parciales, luego completos, y al ver los resultados, el ayunador se ira entusiasmando a emprender ayunos de tres, cinco o más días, soportando tranquilamente los malestares iniciales.
Es DESPUÉS del ayuno, durante los días y semanas siguientes, de la realimentación, que se cosechan los beneficios: enfermedades "crónicas" que desaparecen. Los obesos adelgazan al perder su ansiedad oral y los delgados recuperan el apetito, normalizando su peso. Los estudiantes adquieren coraje y lucidez para estudiar, se acometen con energía los trabajos pendientes y atrasados, es fácil dominar la eyaculación precoz, la potencia sexual se acrecienta sorprendentemente aún a edades avanzadas y la frigidez se desvanece como por arte de magia... Porque en verdad, el ayuno ha sido una enseñanza y una práctica milenaria.

COMO FINALIZAR EL AYUNO
ésta es la clave para el éxito. Al abandonar incorrectamente un ayuno, se puede perder una parte del bien que se hizo al cuerpo con este profundo método.

LO PRINCIPAL ES LO QUE SE COME Y BEBE DESPUÉS
Un ayuno, ya sea de un día o más prolongado, ha de abandonarse de la siguiente forma:
Por la noche del último día es conveniente beber un vaso mitad agua mineral y mitad jugo de fruta fresca, recién exprimido. Naranjas, pomelos, limones, y si tienes juguera, manzanas, ciruelas u otras frutas de estación SIN LA FIBRA (COLADOS). Algunos opinan que no es conveniente mezclar frutas dulces con ácidas. Espera media hora o una hora. Lo más probable es que al cabo de ese tiempo sientas un fuerte apetito. Tal vez apetezcas algo sólido.
Es el momento, con calma y serenidad, de saborear, masticando lentamente UNA O DOS UNIDADES DE FRUTA DE TIPO DULCE: manzanas, peras, duraznos, sólo una o dos, NADA MÁS.
Luego de varios días sin comer, un simple plato de arroz o una ensalada resultan un verdadero manjar. Mahatma Gandhi comentó acerca de su primer jugo de naranja diluido con agua luego de uno de sus numerosos ayunos que había sido "un verdadero festín".
Tu próxima comida, una o dos horas después del jugo y de las frutas, puede consistir en una taza de arroz hervido, o una pequeña fuente con ensalada fresca.
NO TE TIENTES A CONTINUAR COMIENDO, SINO QUE ACUÉSTATE.
Tampoco es adecuado levantarse de madrugada a "picar". Algunos se facilitan esa primera noche previendo que la heladera y despensa estén vacías. De todos modos, aguarda el día para el desayuno. Las jornadas siguientes son ideales para trabajos y paseos, de manera que te encuentres muy entretenido para no estar comiendo fuera de horas, continuamente, lo cual TE HARÍA MAL.
LOS DOS O TRES DÍAS SIGUIENTES A UN AYUNO HAN DE CONSUMIRSE COMIDAS MUY LIVIANAS, NUTRITIVAS Y FÁCILES DE DIGERIR, EN CANTIDADES PEQUEÑAS O MUY MODERADAS.
Para su almuerzo y cena del primer día, come tan estrictamente de acuerdo como puedas con el principio de la alimentación natural, cuidándote de todo lo "pesado". No comas queso, ni tomes leche, ni lácteos, tampoco huevos, salvo la clara cocida y rallada y, por supuesto, nada de carnes, ni siquiera pescado ni mariscos.
Sería conveniente que la cena del primer día posterior consistiese en una pequeña cantidad de legumbres frescas cocidas. También puedes comer 30 a 50 gramos de nueces o almendras (no comas maníes por mucho tiempo.) Una pequeña cantidad de yogur natural (2 o 3 cucharadas) es aconsejable el primer o segundo día para repoblar y mejorar la flora intestinal. Come galletas de arroz, manzanas asadas o hervidas sin la cáscara, sopa de verduras, y arroz integral hervido con una cucharada de salsa de soja.
El período de ayuno corresponde a cuando la esponja es exprimida y las materias impuras quedan eliminadas de sus profundos huecos. La introducción de alimentos en el cuerpo después del ayuno equivale al agua fresca y limpia que absorbe la esponja, después de exprimirla.
Si exprimimos el agua sucia que contenga la esponja, sustituyéndola por agua limpia un número suficiente de veces, llegaremos a tener la esponja completamente limpia en todas sus partes. Eso es lo que hace con nuestro cuerpo el ayuno y, por lo mismo, es necesario surtirlo de alimentos descontaminados, nutritivos y purificadores, después de cualquier ayuno, y así lograremos nuestro objetivo.
LO MÁS DIFÍCIL LUEGO DE UN AYUNO ES CONFORMARSE CON PEQUEÑAS CANTIDADES O PORCIONES DE ALIMENTOS, EVITANDO LA TENTACIÓN A CONTINUAR COMIENDO, Y CAYENDO EN EL "ATRACÓN".
Un "ATRACÓN" luego de un ayuno no lo hace fracasar, pero producirá un gran malestar, tal vez vómitos, y reducirá los efectos curativos que se persiguen al ayunar.
Es conveniente respetar la regla de por lo menos dos días de alimentación naturista, vegetariana e integral por cada día de ayuno. Pero normalmente, luego de uno o dos días de ayuno, ya se recuperan los instintos, y la persona siente rechazo hacia las carnes rojas, embutidos, fiambres otras "comidas sucias".


Bibliografía
Esta información la tomé desde varias páginas, entre ellas:
http://www.cometamagico.com.ar/dieta-ayuno.htm
http://www.zuhaizpe.com/ayuno.html
http://www.estilopaleo.com/2013/04/ayuno-intermitente-beneficios-para-el.html
http://www.aperderpeso.com/dietas-rapidas/ventajas-y-desventajas-del-ayuno.html

No hay comentarios: