lunes, 28 de septiembre de 2015

Gros porc

No sé. Hoy no quiero saber nada, quiero como antes, olvidarme un momento de que soy un ser con un cuerpo físico, quiero considerar una vez más que lo único que tiene más valor de mi es mi cerebro, y el resto es un mero apéndice, un apéndice bastante defectuoso, pero qué se le hace. Soy, y eso es todo lo que importa, o al menos, eso quiero creer.
Siempre he sabido que no soy ni el primer ni el último ser humano en tener problemas, en sentirse agobiado, estresado, sobrepasado. 
Pero bueno, como dicen, es mi drama personal, yo soy mi propio mundo, y las cosas adquieren importancia en la medida en que me afectan o en lo que soy consciente de ellas. Intento siempre ser positiva, lo intento de veras, mantenerme tranquila, realmente me esfuerzo por ello, voy adquiriendo o dejando hábitos en pos de mi equilibrio interior, ha sido así desde que recuerdo. Con el tiempo he ido tomando esas decisiones de manera más madura (o eso espero), pero nunca siento que funcionen. Siempre me siento intranquila, nerviosa, siempre hay algo que no funciona, que no cumple mis expectativas, siempre son cosas en mi misma.
Hoy la báscula marcó 52.7, no quiero excusarme diciendo que quizá pronto me venga el período, ni siquiera quiero cuestionarlo o analizarlo, tampoco es que el fin de semana me haya atiborrado en comida, aunque si hice algunos desórdenes, pero tampoco voy a cuestionarlos.
Al fin y al cabo me queje o no, el número ya es, y la solución es la misma, seguir haciendo lo mismo, seguir esforzándome de la misma manera, seguir esperando la visita con el especialista para saber si puedo ejercitar, o qué tipo de entrenamiento puedo tomar, para solucionar las cosas.
Si en algo creo haber evolucionado es en la paciencia, al menos en estos tiempos ya no siento la horrible urgencia de antes por bajar, sé que es un camino largo, no espero levantarme mañana y ver un 45 en la báscula como por arte de magia. Así que ha seguir adelante sin quejarse.
No significa que no me duela, que no me afecte, aún tengo el impulso de volverme loca cuando veo números grandes en la báscula, aún me mareo y siento ganas de vomitar, aún se me aprieta el pecho y me siento una fracasada, si, siento todas esas cosas y más, pero no quiero que eso domine mi día, mi vida, quiero enfocarme en cosas más importantes, en mis estudios y mi trabajo, en mi hijo, en mejorarme a mi misma, en ser cada día menos tóxica, para mi misma y para los que me rodean.
Eso es todo, hoy soy nada, hoy simplemente soy yo, acarreando un cuerpo que siempre he sentido que no me pertenece, pero al menos por hoy, quiero dejar de hacerle la guerra.

PD: Si, el enano es mi hijo, enano, crío, bodoque, pequeño, siempre es él, que al final resulta ser la mitad de mi vida, y mi mejor compañero, tiene 5 y mi aspiración a su lado es que nos convirtamos en buenos colaboradores, que alimentemos mutuamente nuestras vidas, y que nos respetemos equilibradamente, él ha alimentado mi vida con un montón de cosas nuevas, así que yo trato de hacer lo mismo con él.

Intake:

8:00: Café cortado con leche descremada, dos galletas de arroz, una con mantequilla de maní y mermelada, otra con un poquito de miel y canela (124 cals) [1.87 grs]
11:30: Ensalda de pepino, tomate y palta, té verde (85 cals) [3.47 grs]
14:30: Carbonada, infusión de té verde con frutos rojos (176 cals) [12.21 grs]
17:00: Porridge de avena con leche, media manzana, mermelada, canela y media cucharadita de mantequilla de maní, té verde (136 cals) [5.67 grs]
21:00: Té verde (2 cals)

Total Calorías: 536 cals
Total azúcar: 23.22 grs

6 comentarios:

Princesa Lilac dijo...

Hola Alice ♥!
Me topo con tu entradita justo hoy que ando pensando estas cosas como las que te suceden a ti. Y bueno, a mí también.
He pensado que soy demasiado consciente de mi cuerpo pero en días como hoy pienso que en realidad soy demasiado consciente de mi alma y de cómo el cuerpo parece una especie de médium torpe e imperfecto para expresarla.

Princesa Lilac dijo...

Dios mío, me caigo pésimo cuando me pongo a hablar como súper en la volá haha. Pero supongo que es natural al ser palabras desacostumbradas en nuestro diario vivir.
A veces pienso que una simplemente se siente rota e intenta repararse. De afuera hacia adentro, de adentro hacia afuera, juntando pedazos, pegando y pegando sin saber muy bien cómo.

Princesa Lilac dijo...

En ocasiones las cosas tienen un significado de lo más literal y me pregunto si ese fuerte deseo de bajar de peso tiene que ver con deshacerse de las cargas, del pasado; de flotar etéreamente por encima de todo eso.
Pucha qué te puedo decir! Yo creo que hoy, tu 52,7 y mi 56,4 dan igual haha. Y sólo confío en que a medida vayamos preguntándonos, respondiéndonos, creciendo, madurando y encontrando la mejor forma de vivir nuestras vidas, finalmente nuestros cuerpos y sentimientos alcanzarán un equilibrio. En el proceso hay que vivir momentos tan confusos y llenos de incertidumbre como estos.

Princesa Lilac dijo...

Ya quiero que llegue el día del doc para despejar las dudas! En tanto espero que te estés sintiendo bien del pechito.
Te mando un mega abrazoteeeeee! ♥ Y perdón si te parece que escribo demasiadas locuras. </3

Sophie dijo...

Rescato la parte de " al menos hoy quiero dejar de hacerle guerra" lo mejor es aceptarlo y tratar de hacer lo posible por cambiar lo que no nos gusta pero odiarlo al final es solo mucho peor.
No sabia que tu hijo tenia 5 :) que lindo, debe ser quien te saque una sonrisa a pesar de todo
besos

Ha Mundo dijo...

"hoy no soy nada, hoy simplemente soy yo" ser tu misma no es ser nada. Como tu dices no eres ni la primera ni la ultima en tener problemas en su vida y tu habrás luchado mucho, como todos. Si has luchado durante la vida, eres alguien, alguien importante a la que le importa su vida. Para tu hijo eres super importante asique no digas que no eres nada, porque a lo contrario eres mucho, muchisimo.