martes, 7 de abril de 2015

My vicious circle

Reprimir a tu estómago toda la semana.
Tragar como vaca el fin de semana.
Engordar lo que bajaste durante la semana.
Reprimir a tu estómago toda la semana por el cerderío del finde.
Fin.

Y es que soy estúpida, así simplemente, siempre es igual y he ido dándome vueltas en el 54 hace meses y no bajo de ahí, lo peor es que tengo clarísima la razón, pero ni aún así lo soluciono.

Soy estúpida.

Así que el tema peso está ahí, en 54.7, aunque esta semana lo he estado relegando un poco a segundo plano. Si, lo estoy haciendo a sabiendas de que me arrepentiré, pero últimamente me he estado enfermando más de la cuenta y no entiendo porqué, así que me he estado permitiendo un poco más de comida y un poco menos de esfuerzo.

No entiendo a mi cuerpo.

Ayer me entregaron los resultados de la biopsia, según en papel y lo poco que puedo desprender de tanto término médico, el diagnóstico final es Dermatosis Purpúrica Pigmentada. Enfermedad crónica y con bastantes puntos oscuros para los dermatólogos en general, sin causas ni tratamientos bien claros muchas veces. Bravo.

Por lo demás desde el domingo empecé a sufrir dolor de dientes, pensé que no era más que eso, un dolor de dientes (seguramente por el montón de helado que tragué el fin de semana), pero se extendió todo el día domingo, y ayer también, pero ayer me di cuenta de que iba más allá de eso, el dolor bailaba de diente en diente y a través de la mandíbula por todo el lado derecho de la cara, luego subió casi por una linea definida, por la nariz, por el ojo y la frente, y se dispersó por la sien. Me dolía la mitad de la cara como un dolor traído desde los mil infiernos, y el otro estaba perfectamente intacto, era como si me hubiesen hecho un corte transversal en la cabeza, un lado normal y el otro infernalmente doloroso.

Yo conozco ese dolor, no lo había sufrido nunca, pero fui expectadora en primera fila. Es Neuralgia al Trigémino, y su intensidad puede variar de la simple molestia a un dolor desquiciante. Si, desquiciante, no por nada la llaman vulgarmente la Enfermedad Suicida. Es un trastorno neuropático crónica que afecta al quinto nervio craneal o nervio trigémino, nervio que cruza la cara de arriba a abajo y suele darse en un solo lado a la vez, dada la dualidad de este nervio, uno en cada lado de la cara. Basta que el sistema nervioso falle y este nervio se hincha, lo que provoca uno de los peores dolores existentes según la medicina.

Y tengo miedo.

Tengo miedo porque yo viví esta enfermedad desde el lugar del expectador, tuve que llevar a una persona que sufría de estas neuralgias repetidas veces al hospital por la madrugada, y le veía llorar y suplicar que el dolor se detuviera, le veía darse cabezazos horribles contra las paredes de la habitación, por preferir estar inconsciente a seguir padeciendo ese dolor. Le veía llorar de dolor aún después de que le inyectaran todos los calmantes que su cuerpo podía soportar.
Vi como su trastorno evolucionó de esto que yo tengo, a eso que casi le desquició.

Entonces tengo miedo.

Y es tan irónico, hace poco más de un año el trastorno de ansiedad casi me mata, me destruía la razón y la paranoia me tuvo al borde del suicidio más de una vez. Prácticamente cada vez que me encontraba sola en casa. Puedo asegurar que lo único que me alejó de la tentación del suicidio fue pensar en mi hijo abandonado a su suerte porque yo no había sido lo suficientemente fuerte.
Y ahora es esto.
Ni siquiera he acabado con esto de la dermatosis y se me viene esto encima.

Mi novio me pregunta entre toda su preocupación qué es lo que me pasa que me enfermo tanto.
Ojalá lo supiera. Ojalá supiera como detener esto.
Y sí, sé que hay un montón de personas que sufren enfermedades peores a lo que yo he tenido. Pero no deja de ser frustrante no salir de algo para entrar en otra cosa. Ver como tu cuerpo te lleva a todos tus límites conocidos y no te deja respirar un poco de salud en paz.

Medio en broma medio en serio le dije a N que quizá todo esto sea una señal. Quién sabe. Quizá como muchas veces he pensado, debería estar muerta.

Hoy sigo con el dolor por tercer día consecutivo, es tolerable, pero persistente, me meteré un calmante y veré qué pasa. (Si, yo, la anti-pastillas, así de asustada estoy)
Tengo miedo especialmente porque las lineas de mi cordura están tan débilmente delineadas que me asusta que esto vaya al extremo, que no vuelva a ser la misma.
Quiero vivir, quiero vivir bien, pasé mucho tiempo deseando lo contrario y ahora quiero vivir bien, pero mi cuerpo me hace zancadillas a cada paso y me muestra la lengua desde lejos.




Tengo mucha rabia, por ser así de enfermiza, así de débil, pero lo que más siento ahora, es miedo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento muchísimo, nena. Suena terrible. No te vayas a rendir, ¿vale? Espero que poco a poco vayas mejorando, pero no vayas a desistir. Sigue hacia adelante, sigue sin importar los obstáculos que tu cuerpo te ponga enfrente. Eres fuerte.

Sophie dijo...

lamento mucho que estes con tanto dolor y aparezca una cosa tras de otra, es frustrante y agotador, como si no hubieras reunido fuerzas para lo primero y ya te aparece otra cosa, pero no desfallezcas puede que no sea eso(o que en cada persona sea distinto), no se desconozco pero si es el caso seguro como lo tomes dependera mucho de que aumente o disminuya el dolor. Se que no es facil, te mando mucha fuerza.
besos

katita preciosa dijo...

Se fuerte bonita <3 ... que lo que ya tienes no empeore

Sofia phia dijo...

Creo haber escuchado alguna vez esa enfermedad, pero no estoy segura...

No se que decir, me has dejado sin palabras, ¿no hay cura para esa enfermedad? ¿Hay algo, que nosotras podamos hacer? Vivo en el mismo país que tu, quizas podria ayudarte con algo. No lo sé, quizás.

Realmente no se que decir, sin embargo lo único que se me ocurre, es que aunque tengas ya conocimiento de lo que tienes, aun asi debieses visitar a algún doctor, visitar distintos doctores, quizás alguno pueda ayudarte mas que otro, no lo sé. No debieses solo tomar una pastilla y ver que tal, por tu hijo y sobre todo por ti, debieses seguir luchando. Ahora quieres vivir, debes demostrarlo, busca opiniones, busca y busca, este no puede ser tu fin, ni algo que determine tu vida. La medicina y la tecnología han avanzado mucho, algo deben haber avanzado tambien en este tipo de enfermedad. No te rindas, porfavor, no lo hagas, lucha, por favor hazlo.

Sofia phia dijo...

Creo haber escuchado alguna vez esa enfermedad, pero no estoy segura...

No se que decir, me has dejado sin palabras, ¿no hay cura para esa enfermedad? ¿Hay algo, que nosotras podamos hacer? Vivo en el mismo país que tu, quizas podria ayudarte con algo. No lo sé, quizás.

Realmente no se que decir, sin embargo lo único que se me ocurre, es que aunque tengas ya conocimiento de lo que tienes, aun asi debieses visitar a algún doctor, visitar distintos doctores, quizás alguno pueda ayudarte mas que otro, no lo sé. No debieses solo tomar una pastilla y ver que tal, por tu hijo y sobre todo por ti, debieses seguir luchando. Ahora quieres vivir, debes demostrarlo, busca opiniones, busca y busca, este no puede ser tu fin, ni algo que determine tu vida. La medicina y la tecnología han avanzado mucho, algo deben haber avanzado tambien en este tipo de enfermedad. No te rindas, porfavor, no lo hagas, lucha, por favor hazlo.

Morgana dijo...

Busca atención médica y que te hagan un espectro para descartar esclerosis, ya que ese dolor es muy relacionado con esta enfermedad, cuando hay una causa hay tratamiento y para la dermatosis, hay tratamientos, pero puede deberse a esto, siempre es mejor revisar.

(Solo soy alguien que pasé por aquí y leí tu caso, no soy de tu mundo, pero puedo comprenderlo)

Nightingale dijo...

Da mucho miedo todo eso que has escrito, sólo puedo desearte lo mejor, que te recuperes como sea y que pronto vuelvas a estar bien, no te mereces tanto dolor.
Un beso enorme, te mando toda mi fuerza.

Katerina Volkova dijo...

guau, increible todo lo que estas pasando, no puedo ni comenzar a entender la dimension de esa angustia que empiezas a tener, sólo puedo como casi psicóloga aconsejarte que tomes miorelajantes así el estar sedada ayuda a que los miedos y la ansiedad no se te suban a la cabeza mientras controlan el dolor. por otra parte, me ayudó mucho tu comentario en mi última entrada, a veces tenemos esos momentos de debilidad pero creo que siempre son parte de la recuperación, no quiero terminar en el hospital pero a veces siento que no veo otra salida más que apuntar hacia allí... pero vamos todos los días a que sea mejor :) te mando un saludo muy grande y con toda toda mi fuerza para que no sea tan grave y pronto se solucione <3