miércoles, 29 de abril de 2015

Perseguida por psicópatas

Mi estrés está por las nubes, simplemente, vengo acá a desahogarme, o siento que tendré un ataque de pánico de un momento a otro.

Ayer todo iba bien hasta volver de clases, que siempre resulta peligroso, salgo pasadas las 9 de la noche y no conozco a nadie que pueda acompañarme, así que me toca caminar un par de calles cerca de mi casa, absolutamente oscuras y desiertas a esas horas. Así que venía en silencio, con la capucha de la sudadera echada en la cabeza como siempre, para tratar de llamar la atención lo menos posible. Por aquella calle jamás hay nadie afuera y los faroles estan espaciados, así que los árboles producen sectores de sombra negra en los que no ves a nadie si es que hubiera alguien ahí. Y a mitad de manzana, desde uno de esos sectores oscuros, un tipo empezó a gritar justo cuando iba pasando, gritó y gritó como si le apretaran la garganta y empezó a insultarme con las peores palabras que tuvo.
Así que terminé saliendo a la carrera como loca, ni siquiera le vi, pero no me lo pensé 2 segundos en quedarme a averiguar quien rayos era. 
Si era alguna especie de broma, fue espantosa.
Y si no debe haber sido algún chalado drogado o quién sabe, alguien que sólo quería hacer daño.

Terminé con los nervios trastocados y en casa tuve uno de mis viejos ataques de pánico, estuve a punto de vomitar una hora, y después me atraganté en comida.

¿Resultado? Desde ahora en adelante deberé hacer un rodeo tortuoso en varias locomociones para llegar en una que me dejará en la puerta del condo, porque mis viejos (y yo también de paso) se rehúsan a que vuelva a pie de las clases jamás.

Hoy desperté pesando 100 gramos más y aterrada de volver al 53.

Bueno, ya con la cabeza en otras cosas, mientras trabajaba entró una llamada a mi móvil, no la contesté porque era de un desconocido y simplemente me daba pereza hablar con nadie.
Pero volvieron a llamar.
Así que contesté, a veces me llaman desde el colegio de mi hijo y de el centro médico también, así que pensé que tenía que ver con algo como eso, ya que hoy había tenido un chequeo con el pequeño con una neuróloga de la escuela. O por último podía ser la maldita propaganda que siempre llama.
Pero no, guardó (o guardaron, que se yo) silencio, así que saludé: "Aló?" . Nada. Miré la pantalla, sólo había información de la localización de la llamada, proveniente de Aysen. Iba a cortar ya cuando de la nada alguien (él/ella/eso no puedo clasificarlo) comenzó a gritarme en un tono absolutamente antinatural, entre gutural y con un barítono extraño. Comenzó a gritarme pero a penas si pude entender lo que decía antes de cortar y casi lanzar el móvil contra la pared del pánico que me provocó. Y para peor yo sola en la oficina, que resulta ser una casona absolutamente desconectada del exterior.

Lo que le dio la bienvenida a mi segundo ataque de pánico en menos de un día.

Mi novio dice que tiene que ser una mala broma telefónica. Es lo obvio, pero 2 eventos extraños de acoso de desconocidos me tienen los nervios de punta. Resulta la peor coincidencia que jamás me sucedió.

Me duele el cerebro.

martes, 28 de abril de 2015

Mareos

Hoy todo ha sido mareos y dolor de cabeza, me bebí mi habitual taza de café por la mañana, pero el resto de esta he estado al borde de vomitar. Es hambre, yo sé que si, pero por alguna razón de mi cabeza enferma simplemente no puedo comer, me entra el terror, de sólo pensarlo, aún si estoy a punto de vomitar de los mareos y el dolor de cabeza. Así que he ido tapándolo en lo posible con té verde tibio y mucha agua. Al menos hasta el almuerzo, que serán garbanzos y seguramente las protes de ellos me estabilicen.

Sobretodo porque la báscula marcó 52.6 hoy, seguramente porque ayer comí más contundente al llegar tarde de las clases. Pero debía hacerlo, me gustara o no, necesitaba quedarme estudiando y leyendo algunos artículos del periódico que me había encargado el maestro de Historia, y cuando llegué me di cuenta de que simplemente no tenía ni un ápice de energía... Claro, eran las 9 de la noche y en el día a penas si había consumido 140 calorías, aún a pesar de trabajar y estudiar todo el día. Así que comí, traté de que no fuera excesivamente dañino así que opté por las protes. Un par de huevos y un poco de leche diluida en té negro, a lo que no pude evitar agregar un poco de pan integral. ¿En total? Unas 344 calorías, que seguramente siguieron circulando en mi cuerpo hoy en la mañana. Sin contar el período que generalmente me juega sucio a la hora de subirme a la báscula.
Punto positivo, pude estudiar y leer lo que debía, además de completar algunos quehaceres domésticos que me venía debiendo a mi misma.
Estoy durmiendo una miseria, sé que es espantosamente dañino, tanto para mi desempeño mental, como para el físico y también para la bajada de peso, pero el día simplemente no me alcanza. No puedo hacer todo lo que debo y dormir más de 4 a 5 horas al día.
Me aterra pensar que esto podría ir acumulándose para caerme de golpe en algún momento y colapsar.
Pero simplemente no hay forma de que baje mi ritmo, es imposible tomar las cosas con calma si debo trabajar jornada completa, ir a clases, estudiar todos los días, ser madre y buscar algún momento aunque sea de un par de minutos para mi misma. Sin contar mi relación con N, que obviamente es un alivio, me relaja compartir con él. pero hacerlo implica dejar de lado muchas obligaciones que se acumulan después. A veces no sé cómo decirle que las obligaciones me tienen agobiada y que verle e ir a quedarme a su casa implica comprimirlas todas en aún menos tiempo. Sin embargo, al mismo tiempo, no tomarme ese respiro seguramente terminaría volviéndome loca.


Definitivamente el día debería tener más horas.

Intake:

8:30: Café (2 cals)
10:30: Té verde, varios vasos de agua (2 cals)
14:30: Té verde, garbanzos cocidos (182 cals)

Total: 186 cals

lunes, 27 de abril de 2015

Milagros de fin de semana

La verdad es que como era de esperarse lo hice pésimo alimenticiamente el finde, pero por alguno de los misterios de la existencia la báscula marcó hoy 52.3. Así que qué puedo decir, voy flipando y añorando el 51, para bajar al fin mi IMC de 21 a 20.
Uno de los grandes placeres de estas bajas es que se han notado en mis pantalones, que son casi como mi segunda báscula, así que ayer noté que el pantalón corto me queda suelto en los muslos, cosa que llevaba muchísimo tiempo sin ver (parecía una prieta cada vez que miraba mis piernas). Y segundo uno de mis pantalones más ajustados del closet, da ahora lo suficiente como para meter mi blusa dentro de él y sobra poco más en la panza. Flipo, por un lado amo que la ropa me vaya quedando grande, por otro, me aterra tener que renovar el closet.
He estado ultra desmotivada estos últimos días, no me dan ganas de estudiar y eso va pesando, las guías se van acumulando y el tedio aumenta cuando sabes que debes mucho. Estoy en esos días donde deseo un año sabático o la muerte.
No hay mucho más que contar por hoy, cualquier cosa iré actualizando.

Intake:

8:30: Café (2 cals)
15:15: Té verde, trozo pequeño de carne asada, 3 cucharadas de arroz, medio tomate. (138 cals)
21:30: Leche diluida en té negro, 2 huevos, un trozo de pan integral (344 cals)

Total: 484 cals

viernes, 24 de abril de 2015

Meta 2 Alcanzada!



Estoy un poco mejor del catarro así que mi ánimo ha mejorado considerablemente. Agradezco como siempre los comentarios de la última entrada, como siempre, y aclaro que jamás va a molestarme un comentario de buena voluntad, por duro que sea. Y que siempre medito bastante sobre cada recomendación que recibo.
Lo de la tumba metabólica lo sé, y ciertamente me aterra, pero como cabeza dura obsesiva que soy me cuesta montones comer "normal". Osea las 1600 y algo calorías que me corresponden por el tipo de metabolismo que tengo. Hasta consumir 800, la mitad, me hace sentir una maldita marrana. Sé que está mal, que está horriblemente mal, pero no puedo evitarlo, es una reacción psicológica, sólo cuando paso mucha hambre y la suprimo por voluntad me siento, "vencedora". Una estupidez, claramente. Nada recomendable, por supuesto. Pero no sé como retomar la comida normalmente, y cuando lo intento me entra una ansiedad horripilante.

El logro de hoy se resume en el título, llegué a la segunda meta, al fin, pienso que son miserables 6 kilos y me siento algo avergonzada, pero en una enana mitad hobbit como yo ha significado algunos cambios, mis piernas están definitivamente menos gruesas, aún no consigo el gap (que es algo que no sé si llegue a conseguir por mucho que adelgace, al parecer mis huesos no quieren cooperar), pero se ven más estilizadas, las jorobas de camello que tenía en los lados exteriores han disminuído también. Mis brazos se ven un poco menos grotescos, y mi panza baja se ha desinflado algo. No es un cambio drástico, pero me mantiene lo suficientemente motivada.

Entonces la báscula marcó 52.8, no es una entrada triunfal en el 52, pero es una entrada al fin y al cabo, Así que mi propósito es estabilizarlo para no volver al 53, es decir, entrar de lleno en este nuevo número, con un 52.3 o algo así y mantenerlo algunos días para intentar dar el siguiente paso. Pero todo depende del terrorífico fin de semana.

Usualmente arruino todo los findes, principalmente por 2 razones:

1.- Mi cronometrada rutina muta por completo, y eso se transforma en ansiedad y hambre incontenible entre comidas y picoteos chatarra.
My edit.Src
2.- Son los días que comparto con N, y por alguna extraña razón cuando estoy con él me  olvido un poco de todas estas cosas, de la contada de calorías, de las comidas sanas, porciones y tal, entonces si hay chatarra, comemos chatarra. A su lado me torno más infantil, más malcriada, mañosa y mimada. Creo que por un lado me emboba, por decirlo de alguna forma, y seguramente por un lado es positivo, pues resulta ser el único momento de distensión que me permito. Pero también es malo porque esas distensiones se transforman en desordenes de mis planes, compensaciones alimenticias y frustraciones posteriores.


Así que trataré de enfocarme en mi objetivo por este fin de semana a ver si resulta.

Intake:

8:30: Café (2 cals)
13:30: Té, medio tomate, medio churrasco delgado, tres cucharadas de arroz (155 aprox)

Total: 157 cals

miércoles, 22 de abril de 2015

.

El catarro a penas si me deja hablar, y respirar, y ver. Así que hoy soy un zombie bebe café, que es lo único que me despierta y despeja un poco. Un poco por rendida tomo unos antigripales que me dio mi madre. Voy a caballo del calefactor. Yuhuu~

Hoy me desperté marcando 53.3.
Mi segunda meta en materia de peso me hace morisquetas a la vuelta de la esquina, y la siento inalcanzable. Faltan miserables 400 gramos para pasar a los 52 kgs y estoy impaciente. Han sido meses de lucha interna por llegar a esa ínfima segunda meta.
A veces me parece un gran logro y otras, simplemente me asquea que mi IMC siga estando en el 21 y ni siquiera esté cerca del 18,5 que deseo.
¿Pero de eso se trata no? Y no sólo el peso, sino la vida. Te propones una meta, y eventualmente la consigues, pero inmediatamente ese logro queda atrás, para dar lugar a una meta más ambiciosa, y luego a otra y a otra. Es la clave del éxito leía por ahí. Los grandes empresarios llegaron a serlo gracias a esos "principios". Ganar, ganar, ganar. Ganarte a ti mismo, ganarle al de al lado. Ganar. Ir siempre tras una meta más ambiciosa. Vivir la vida como si fuera una carrera, rápida y esforzadamente. 
A veces me siento orgullosa de llevar ese ritmo, y luego me asqueo de no intentar siquiera llevar una vida más simple y plena en sí misma.

Pero se supone que las personas ambiciosas son malas.

Intake:

7:30: Medio vaso de leche de frutilla (40 cals)
8:30: Café (2 cals)
15:00: Lentejas, una naranja, agua (224 cals)
21:30: 1/2 Taza de leche de frutilla, pan blanco tostado con media tajada de jamón praga (146 cals)

Total: 412 cals



martes, 21 de abril de 2015

A little better

Me disculpo de corazón por mi anterior entrada tan alarmante y medio descerebrada, la verdad el dolor continuo por tantos días me tenía algo estúpida. Los dolores duraron al rededor de una semana y hasta ahora afortunadamente no he tenido recaídas.
Agradezco profundamente cada comentario de preocupación, y os haré caso ( a penas tenga el dinero claro) de examinar mi cabeza loca con un especialista.

bruised-porcelain:

✧:・゚㉨Pale&Frail㉨・゚:✧Este último tiempo a penas si he podido ponerle atención al blog, ni a nada que no sea el trabajo, el estudio y mi enano, he estado bastante consumida por eso.
Pero estos tiempos de energía inusitada son  de las pocas cosas que me hacen sentir realmente viva, aquellos en los que el tiempo me sobra para mis reflexiones insulsas y tengo poco que hacer termino por deprimirme más de lo normal. Aunque N no para de decirme que estoy reventándome, estudiando todas las noches pasadas las 2 de la madrugada para levantarme por las 6. Y sí, estoy cansadísima, pero no puedo parar, me aterra fracasar una vez más en los exámenes de fin de año y pondré cada partícula de mi esfuerzo en que la información me entre aunque sea por ósmosis.
Voy restringiendo igual que siempre y la báscula ha escupido varios días seguidos un 53.5, así que supongo que al fin estoy colándome definitivamente en el 53, aún así, y como siempre, voy horriblemente inconforme con lo que veo en el espejo.
Hace 2 semanas que tengo el período y voy bastante resfriada, así que si resulto poco coherente os pido disculpas.
Resulta gracioso que justos en estos días donde estoy más insoportable vari@s de mis exs se acordaron de mi y creo hasta se pusieron de acuerdo para joderme la existencia. Resulta que de vez en cuando se acuerdan de lo buena persona que era y de cuanto me extrañan y "quieren saber de mi" o "verme por lo mucho que me extrañan". Y como ando tan simpática terminé por enviarlos a todos al carajo en fila india. Esa gente me saca de mis casillas.

Es cierto que muchas veces durante el día tengo ganas de enviar todo al infierno y dormir por un año, pero es un lujo que no tendré así que no le doy muchas vueltas y sigo en lo de siempre.

Intake:

8:30: Leche descremada y café (66 cals)
15:45: Plátano pequeño (72 cals)
16:30: Té blanco (2 cals)
21:30: Taza de leche de frutilla, pan blanco tostado con media tajada de jamón praga (186 cals)

Total: 326 cals

martes, 7 de abril de 2015

My vicious circle

Reprimir a tu estómago toda la semana.
Tragar como vaca el fin de semana.
Engordar lo que bajaste durante la semana.
Reprimir a tu estómago toda la semana por el cerderío del finde.
Fin.

Y es que soy estúpida, así simplemente, siempre es igual y he ido dándome vueltas en el 54 hace meses y no bajo de ahí, lo peor es que tengo clarísima la razón, pero ni aún así lo soluciono.

Soy estúpida.

Así que el tema peso está ahí, en 54.7, aunque esta semana lo he estado relegando un poco a segundo plano. Si, lo estoy haciendo a sabiendas de que me arrepentiré, pero últimamente me he estado enfermando más de la cuenta y no entiendo porqué, así que me he estado permitiendo un poco más de comida y un poco menos de esfuerzo.

No entiendo a mi cuerpo.

Ayer me entregaron los resultados de la biopsia, según en papel y lo poco que puedo desprender de tanto término médico, el diagnóstico final es Dermatosis Purpúrica Pigmentada. Enfermedad crónica y con bastantes puntos oscuros para los dermatólogos en general, sin causas ni tratamientos bien claros muchas veces. Bravo.

Por lo demás desde el domingo empecé a sufrir dolor de dientes, pensé que no era más que eso, un dolor de dientes (seguramente por el montón de helado que tragué el fin de semana), pero se extendió todo el día domingo, y ayer también, pero ayer me di cuenta de que iba más allá de eso, el dolor bailaba de diente en diente y a través de la mandíbula por todo el lado derecho de la cara, luego subió casi por una linea definida, por la nariz, por el ojo y la frente, y se dispersó por la sien. Me dolía la mitad de la cara como un dolor traído desde los mil infiernos, y el otro estaba perfectamente intacto, era como si me hubiesen hecho un corte transversal en la cabeza, un lado normal y el otro infernalmente doloroso.

Yo conozco ese dolor, no lo había sufrido nunca, pero fui expectadora en primera fila. Es Neuralgia al Trigémino, y su intensidad puede variar de la simple molestia a un dolor desquiciante. Si, desquiciante, no por nada la llaman vulgarmente la Enfermedad Suicida. Es un trastorno neuropático crónica que afecta al quinto nervio craneal o nervio trigémino, nervio que cruza la cara de arriba a abajo y suele darse en un solo lado a la vez, dada la dualidad de este nervio, uno en cada lado de la cara. Basta que el sistema nervioso falle y este nervio se hincha, lo que provoca uno de los peores dolores existentes según la medicina.

Y tengo miedo.

Tengo miedo porque yo viví esta enfermedad desde el lugar del expectador, tuve que llevar a una persona que sufría de estas neuralgias repetidas veces al hospital por la madrugada, y le veía llorar y suplicar que el dolor se detuviera, le veía darse cabezazos horribles contra las paredes de la habitación, por preferir estar inconsciente a seguir padeciendo ese dolor. Le veía llorar de dolor aún después de que le inyectaran todos los calmantes que su cuerpo podía soportar.
Vi como su trastorno evolucionó de esto que yo tengo, a eso que casi le desquició.

Entonces tengo miedo.

Y es tan irónico, hace poco más de un año el trastorno de ansiedad casi me mata, me destruía la razón y la paranoia me tuvo al borde del suicidio más de una vez. Prácticamente cada vez que me encontraba sola en casa. Puedo asegurar que lo único que me alejó de la tentación del suicidio fue pensar en mi hijo abandonado a su suerte porque yo no había sido lo suficientemente fuerte.
Y ahora es esto.
Ni siquiera he acabado con esto de la dermatosis y se me viene esto encima.

Mi novio me pregunta entre toda su preocupación qué es lo que me pasa que me enfermo tanto.
Ojalá lo supiera. Ojalá supiera como detener esto.
Y sí, sé que hay un montón de personas que sufren enfermedades peores a lo que yo he tenido. Pero no deja de ser frustrante no salir de algo para entrar en otra cosa. Ver como tu cuerpo te lleva a todos tus límites conocidos y no te deja respirar un poco de salud en paz.

Medio en broma medio en serio le dije a N que quizá todo esto sea una señal. Quién sabe. Quizá como muchas veces he pensado, debería estar muerta.

Hoy sigo con el dolor por tercer día consecutivo, es tolerable, pero persistente, me meteré un calmante y veré qué pasa. (Si, yo, la anti-pastillas, así de asustada estoy)
Tengo miedo especialmente porque las lineas de mi cordura están tan débilmente delineadas que me asusta que esto vaya al extremo, que no vuelva a ser la misma.
Quiero vivir, quiero vivir bien, pasé mucho tiempo deseando lo contrario y ahora quiero vivir bien, pero mi cuerpo me hace zancadillas a cada paso y me muestra la lengua desde lejos.




Tengo mucha rabia, por ser así de enfermiza, así de débil, pero lo que más siento ahora, es miedo.

miércoles, 1 de abril de 2015

Descontrol

decoco12:かわいい調教師Estoy teniendo serios problemas para dominar mis impulsos alimenticios, no es que esté haciendo comidas hipercalóricas o que sobrepase las 1000 cals diarias, pero detesto caer en comer cosas innecesarias, cosas que no estaban dentro de mi plan alimenticio del día y sobretodo, comida chatarra.
Ayer, cuando volví a casa del trabajo, pensé que tenía el día logrado. Es decir, había consumido 186 calorías, y no tenía hambre. Pero hay una parte impulsiva de mi que no puedo reprimir a veces, bastó con que mi madre dijera: "Preparé pastel de papas, si quieres toma una porción", y antes de que pudiera pensar en nada estaba sentada en la mesa con una porción de comida delante. Gosh, ¿qué tipo de ser pensante soy si ni siquiera puedo dominar mis impulsos alimentarios?. Me terminó entrando la ira, ¿y qué pasó? arremetí contra unas galletas.... 

Fuck the fucking logic.

Por lo demás después nos sentamos a tomar té y volví a engullir un trozo de pan con palta.

Para peor a mi madre, que me vio sacar galletas ayer (por cierto cosa extraña en mi, que normalmente veo paquetes y paquetes de galletas en casa y no las toco jamás), no tuvo una mejor idea que echarme más galletas en el bolso hoy para el desayuno.

¿Y qué hago yo?


Me las trago, porque son ricas, porque soy retardada y porque si no lo hacía temprano acabaría torturándome todo el día sobre que las galletas están ahí y qué rico sería comerlas.

No sé qué hacer para recuperar el control de mi misma, odio esa sensación de no poder controlar ni siquiera mis propios impulsos. Es algo desesperante.


Al final lo hecho, hecho está, y espero al menos calmar mis malditos impulsos por lo que resta del día. Estoy tratando de concentrarme en el reto de lectura y evitar otros pensamientos. Estoy en el libro que transcurre en África, así que leo sobre el Egipto faraónico, que es un tema que me revoluciona las hormonas, encontré a un escritor y egiptólogo llamado Christian Jacq, tiene un montón de libros sobre los egipcios que son una pasada, transforma sus libros de historia en novelas muy interesantes, así que leo una de sus obras: "El último sueño de Cleopatra" y me tiene agarrada del cabello, ayer engullí una tercera parte del libro, y estoy en ese estado contradictorio de querer acabarlo pronto, pero no querer que acabe al mismo tiempo.
Cleopatra resulta ser una mujer impresionante, profundamente hermosa y muy inteligente, llena de enigmas y llena de amor hacia su pueblo, una mujer determinada y con mucho don de mando. Para mi es una mujer ejemplar.

En el tema peso, a pesar de mis incontables deslices, de alguna forma, voy avanzando, aún no llego a ningún logro significativo, pero estoy en 54.4 kg.

Intake:

9:00: Café, galletas con chips de chocolate (205 cals)
14:30: Té blanco, pastel de papas (302 cals)


Total: 507 cals