miércoles, 14 de enero de 2015

穏やか

Ya me siento más calmada, no es que no sienta el corazón roto por tanta tragedia a penas empezando el año, ni que no me sienta vacía o una fracasada, pero el torrente de emociones caudalosas ya se acabó y ahora sólo perdura el remanente de pena y vacío.
Y ahora me doy cuenta de que no sé ni lo que quiero, o sea, antes, cuando pasaba todo el día ocupadísima lo único que quería era tener tiempo para mi, para mis videojuegos y mis libros, y ahora que lo tengo, anhelo volver a estar ocupada. No tengo arreglo



Y es que si, antes extrañaba mis pasatiempos, pero el estar ocupada me mantenía lejos de la comida, lejos de este jodido estancamiento por el que estoy pasando ahora con el peso. Y me desespera, porque aunque trate de evitarlo, llego a casa, me cuelgo de las consolas (o de un libro, o lo que sea) y mi mente al poco rato empieza a clamar por comida y ni siquiera es hambre, es simple cerdería, gula por rumiar algo dulce. Ayer quería pasar de largo en la tarde, pero no me resistí, cené y por más me metí una porción de cereales azucarados. GREAT.

Ahora voy con 300 gramos más que ayer y me siento horriblemente frustrada. Sé que es mi culpa, ahora tengo máquinas para ejercitar en casa (una bicicleta elíptica y una para abdominales) y no hago nada, paso como una vaca floja.
Para peor voy con terror, mis viejos quieren salir de vacaciones las dos primeras semanas de febrero y obviamente quieren arrastrarme con ellos. Yo no iría, para nada, pero me auto cobro sentimientos por mi enano, que será el que más lo disfrutará. Así que voy, por él voy. Además los viejos se aligeraron e invitaron a mi novio, lo que resulta mucho más aliviador, pero al mismo tiempo me carcome los sesos pensar que deberé usar traje de baño frente a él y frente a un montón de desconocidos, para que vean mi panza suelta y gorda, mis muslos gelatinosos y enormes y en fin, ya saben, toda esa porquería de mi. Así que me aterro de comer (pero como de todas formas), sé que debería estar matándome de hambre y ejercicios para llegar a esos días un poquitín menos flácida e indecente, pero no he hecho nada. Es más, subo y subo sin parar.

De todas formas sé que igual debo comer, que no comer me llevará con mucha seguridad a atracarme y arruinarlo aún más. Sé que no comer estropeará aún más mi cutre metabolismo. Así que como, la cosa es tratar de controlarlo, que vamos, empiezo a tragar y no puedo parar.
Con respecto a N (mi novio), las cosas están ahí, medias tensas, hemos pasado poco tiempo juntos últimamente y las cosas no han estado fáciles para ninguno de los dos, por lo que vamos ambos pesados. Yo con mi fracaso académico y él con que su familia tuvo que salir de la casa en la que vivían de un día para otro, por peleas familiares, la casa sigue siendo de ellos, pero ya no pueden ni soportan estar ahí, así que van de allegados en la casa de un familiar hasta encontrar otra casa, y más adelante vender la antigua. Lo que a N le ha afectado horriblemente, era profundo amante de su espacio y dejarlo tan repentinamente lo partió en dos. Me rompe el corazón verle así, pero no puedo hacer otra cosa que tratar de dale valor, de pedirle paciencia, porque todo en este mundo termina por equilibrarse en algún momento.

Hoy espero ser capaz de hacer una buena cantidad de ejercicio para compensar la subida de peso y mañana traer buenas noticias.

Intake:

D: Té blanco, yoghurt descremado, con arándanos, chia y avena. (111 cals)
A:  1/2 pechuga de pollo al horno, arroz integral, 1/2 tomate, un vaso de coca zero (225 cals)
C: Té negro, 2 rebanadas de pan integral, con una salchicha, palta y queso (359 cals)

Total: 695 cals


Whatever...

3 comentarios:

El Príncipe Destrozado dijo...

Debes tomar las cosas con un poco más de calma, aunque cueste. El estrés y la ansiedad no mejoran mucho el panorama, y menos con atracones, porque a mí me pasa, ahora que estoy haciendo básicamente nada y paso la mayor parte del día jugando, me da hambre. No hambre de hambre, si no de aburrimiento, de llevar algo a la porque sí... Y ahí vamos.

Poco a poco, paso a paso, y pon prioridades por delante para ir desglosándolo todo.

Sophie dijo...

Lamento que las cosas esten duras pero pareces estar remontando, fuerzas! tu novio y tu pueden darse fuerzas mutuamente. Y yo te aconsejaria nada extremo de dieta, el punto medio siempre es el que mas resulta.
besos

Antonia Gabanelli dijo...

Hola, he pasado por aqui y me ha gustado mucho tu pink blog, con respecto a la entrada es muy duro cuando la persona que amas esta pasando por mometos dificiles, lo unico que hay que hacer es apoyarlo y lo haces bien. Espero que todo se mejore