miércoles, 12 de noviembre de 2014

Flipando, Día 24

Hoy la báscula me alegró el día, 55.0, redonditos, estoy en la puerta del 54, y simplemente, yo flipo. Significa desestancarme, significa que si hoy hago las cosas bien estaré mañana o pasado llegando a la meta de esta semana. Si soy sincera no fue tan así mi reacción, en realidad tuve la típica, vi el 55 y no sabía que más quitarme para hacer a la báscula bajar un par de gramos y enseñarme un 54, me desesperé, pero luego racionalicé: "Vas de bajada, confórmate, conformate por hoy al menos, eres una tonta impaciente, 400 gramos en un día es más que suficiente, sobretodo cuando no has hecho las cosas al pie de la letra, es más de lo que mereces en tu condición, confórmate, confórmate, ¡confórmate!". Pero ya saben lo difícil que es, eso de conformarse; una ve menos e inmediatamente lo que quiere es menos aún, y siempre estas disconforme, sobretodo cuando en realidad no sientes muchos cambios en tu cuerpo. Ya, me siento algo más deshinchada y menos panzona, pero eh, que los muslos y los brazos siguen igual de sebosos y horribles. Sin embargo, estoy en proceso; "De camino a la perfección" como dice la frase.
Sin embargo, siempre que vas bien aparece algo a aguarte la fiesta, que si no, esta semana estoy viendo cambios y paf! mi viejo me lanza que este viernes hará una parrillada y me quiere ahí, SI O SI. Entonces ahí está el reto de la semana, participar en su puta parrillada sin echar por tierra todo el avance de la semana, y me meto en la cabeza: CONTROL, CONTROL, CONTROL. Lo necesito, lo necesitaré ese día, para no echarlo todo a perder...
Qué les puedo decir, esa palabrilla (parrillada) me ha hecho perder la cabeza toda la semana. He pensado en escabullirme de, decirle que voy enferma del estómago o que estoy agotadísima por los estudios, pero luego me viene el remordimiento de que me echan en cara que jamás participo en las celebraciones familiares y tal. Y ya se imaginarán porqué siempre las evito, todo se reduce a la comida, comida por doquier, todos comiendo y bebiendo hasta quedar enfermos... Y yo me enfermo de sólo pensarlo.
En mi familia no lo entienden, eso de que yo quiera bajar, de que para mi esto no es una "dieta", si no un estilo de vida, si lo digo de una forma linda, una enfermedad crónica, si lo digo de forma dura. No creo que nunca deje de tener estos pensamientos y ansiedad hacia la comida, creo que jamás dejaré de tenerle terror a mi gordura, asco a mi grasa. Es como soy, como he sido desde que tengo uso de razón, y no creo que cambie por más que intenten transformarme en un comedor inconsciente como ellos. Si hasta mi novio lo acepta, me acepta así, loca, chiflada con la comida, con el peso, con esas porquerías, pero ellos no lo entienden.
Ayer romí en la tentación de las medialunas, quería una con toda mi alma y no me resistí, fui a una pastelería sintiéndome horriblemente culpable y cerda y compré, lo que me causó más ira es que yo sólo quería una, pero ¡no puedes comprarlas por unidad!, mínimo de a 3, gosh... Compré las 3 porquerías, me zampé una y apreté la bolsa mientras se me retorcían los sesos auto-convenciéndome de que no me tragaría las otras 2. Gracias a Baal me resistí hasta el preu y cuando llegué se las regalé al primer imbécil que conocía y que me encontré por el camino.
En fin... hoy voy con un hambre de los mil infiernos, pero quiero resistir, resistir hasta ver el 54...
Estupideces a parte, estoy confundida, y es que después de un año sin contacto alguno, me ha vuelto a hablar mi ex, y no, no es que esté confundida sobre si lo quiero o algo por el estilo, yo amo y requetecontra amo a mi novio actual, y de veras, con amor del bueno y todas las flores y unicornios de momento cursi. Pero S (mi ex), nunca me lastimó directamente como mis otros ex, que me engañaron con otras personas y tal, S más bien era así, su personalidad lo hacía frío y retraído, por lo que yo escapé a toda carrera cuando me di cuenta de que las cosas eran así y no cambiarían, porque simplemente era su forma de ser. Para peor fue una de esas veces donde cortas, y mágicamente cuando cortas la relación el otro se da cuenta de que te ama con toda su vida y no puede vivir sin ti. Que va, cortamos y yo le dije tiempo después que no quería volver a hablar con él porque era incómodo para la relación que llevaba, entonces dejamos de hablar. Así por más de un año, y hace poco, volvió a hablarme, al principio no entendía, era extraño; me decía "hola" y a los minutos se marchaba, y era eso, prácticamente se pasaba a decir hola y escapar, dejaba pasar semanas y volvía a decir "hola" y a marcharse. Se lo conté a mi novio y el me dijo que también lo hallaba raro, porque no era que pareciese que viniera con intenciones amorosas ni nada por el estilo, y yo siempre me había quedado con la impresión de que S y yo hubiésemos sido mucho mejores amigos que pareja. 
La cosa es que ayer volvió a hablarme, pero esta vez fue diferente, me dijo "Que se acordaba mucho de mi siempre". Y no es que sea paranoica, pero conozco a S, es ultra retraído, siempre tienes que sacarle casi a golpes algo, entonces que de plano sin decirle nada me dijera eso me hizo retroceder y pensarlo dos veces. Ahí nace mi confusión, ¿debería seguir hablando con él? ¿sería pasar a llevar a mi novio si en realidad yo no tengo ninguna doble intención? y es que a S le guardo afecto únicamente porque me apoyó en un momento hórrido de mi vida (uno de tantos) pero en esos tiempos era el único que estaba ahí, entonces siempre quedé sintiendo que le debía al menos una pizca de afecto por ello. Pero aún no lo sé, no sé si sea correcto, si deba darle una oportunidad de demostrarse como una persona válida en mi vida más allá del ámbito amoroso que alguna vez tuvimos, darle la oportunidad de ser algo así como un amigo, o si lo mejor es echarlo a volar definitivamente.

Dejo el reto:

Día 24
¿Alguna vez has tomado drogas?
Primero, yo siempre he considerado el alcohol y los cigarrillos como una droga, pero una droga legal, así que por ese lado es obvio. Por otro he probado sólo la marihuana. La consumí una vez con un ex-novio, y el gran pelotudo me dio una mugre, que aunque natural carísima y toda la parafernalia, era fuertísima para alguien que jamás la había probado como yo, para peor al ver que no me hacía efecto al principio me instó a fumar más, sin saber que a mí me haría efecto en los minutos siguientes y me haría pésimo. Sí, me dio lo que acá llaman "la pálida", me dio taquicardia nerviosa, nauseas, un ataque de pánico y tercianas super intensas durante toda una noche. Linda experiencia eh. Luego la probé de nuevo con mi novio actual, que consumía bastante cuando le conocí, y ahora no sé si será porque le pegué mis costumbres pero casi no lo hace nunca. Con el me fue mejor, la primera vez seguramente por los nervios y el trauma que me dejó la primera experiencia me volví a sentir mal, pero no como aquella vez. Así que probamos con una bien suave y agradable, y con esa puedo decir que me la pasé de maravilla. Aún así luego de todas esas experiencias me di cuenta que eso no era lo mío, así que después rara vez probaba algo de lo de mi novio y en estos momentos llevo varios meses sin nada de eso. Sumando a que bebo poquísimo, estoy en etapa GO GO cigarrillos~ Les reverencian mis negros y ahumados pulmones.

El intake:
 
D: Mocaccino (190 cals)
A: Arroz cocido, atún al agua, brócoli con jugo de limón (182,5 cals)
C: Té negro, media marraqueta, 2 huevos revueltos (323,5 cals)

Total: 696 cals
(Comentario a parte, debo dejar los mocaccinos, tengo una seria adicción a ellos y terminan siendo una adición innecesaria de grasa y azúcar, pero gosh, me cuesta toneladas dejarlos u.u)

Besos enormes ♥

2 comentarios:

Amparo dijo...

Hola, yo te aconsejo que mejor no hables con tu ex , porque siempre puede ocurrir mal entendidos, y si realmente amas a tu novio es mejor no arriesgarlo no? En lo que incumbe a la comida, los fines de semanas son fatales yo igual espero ver un 54 estos días. Te deseo la mejor de las suerte y ánimo!
Abrazos huesudos <3

andrea dijo...

eres un amor besis