lunes, 10 de noviembre de 2014

0 Cambios, Día 22 (+ 20, 21)


Y así es, 0 cambios. 55.4, la semana antepasada, la pasada y hoy. Me estanqué, tampoco es que sea algo nuevo, quien me lea sabe que mis variaciones en el peso son lentísimas, que me cuesta sangre y sudor bajar cada kilo y que es facilísimo subirlos todos... Pero en fin, así es esto, es esfuerzo, es dolor, superación. Que si mi asqueroso metabolismo no me la pusiera tan difícil, ya sería una super modelo, enana, pero super modelo al fin y al cabo.
Si soy auto-crítica tampoco es que me esté esforzando mucho, la semana pasada fue pésima alimeniciamente, ni hablar de este finde, que me da vergüenza contar todas las cosas que comí, así que mantenerme en el peso es casi como un regalo, un regalo frustrante, pero regalo al fin (Y qué pensabas? Querías comer como una vaca y seguir bajando?), si pienso en la semana ante-pasada estaba enferma y con esa cosa de los antibióticos debía comer como cerda sí o sí, pero ahora simplemente me aflojé, no estoy haciendo el esfuerzo suficiente, hoy volveré a mi rutina ultrarestrictiva y ejercitaré, con lo que espero esta semana bajar al 54. Que vamos, lo vengo persiguiendo hace rato.

Estos días que pasaron, que han sido bien intensos en el preu, conversé mucho con C, terminamos contándonos historias ultra-personales, y no sé, es extraño hablar de intimidades con alguien, ya que llevo un montón de tiempo sin hacerme de ningún amigo. Tampoco es que me haga ilusiones, queda a penas esta semana de preu y de ahí no espero volver a ver a nadie de ahí. Pero la cosa es que hablamos de todo, de ex-parejas, de la familia, de lo que pensábamos sobre el mundo, sobre adicciones y sobre la anorexia. No sé en qué punto la conversación se nos desvió hacia allá, pero de pronto C me dice que el tuvo un tiempo de estar gordo y luego empezó a leer muchos blogs (de este tipo de blogs), entonces ya se imaginan lo pálida que me puse cuando dijo lo de los blogs. 

Obviamente no le conté que yo tenía uno, nadie lo sabe, absolutamente nadie y quiero que se quede así, pero si charlamos sobre que yo también tuve mi período de blogs (duh, este periodo y muchos más), y el mencionó lo mucho que servían para bajar. Luego me contó que así como había bajado mucho se había obsesionado, terminó recurriendo a la bulimia y acabó casi muriendo, internado en un hospital, sin poder siquiera levantarse o comer por si mismo, alimentado por sondas porque el reflejo de la bulimia lo hacía vomitar todo aunque no quisiera. Concordamos con que estas cosas nos hacen perder la cabeza muchas veces, que dejamos de ser nosotros mismos, que vivimos en pos del trastorno. Fue una conversación fuerte, que nos dañaba a ambos, nunca había hablado con nadie sobre mi trastorno, y tampoco es que le haya contado mucho, y tampoco había conocido a nadie con él. Creo que eso hizo que nos uniéramos un poco más. No quiero hacer amigos, de verdad me aterra como es difícil de imaginar, pero C me cae muy bien, la paso bien cerca de él, porque yo soy aislada, odio los lugares con mucha gente y ruido, y C es igual, habla bajo y le gusta estar lejos de la masa de gente, entonces su cercanía ha sido de las pocas (muy pocas), que considero agradables.
El fin de semana pasó algo grandioso, o al menos para mi fue mega-significativo. Vamos, con mi novio no nos pudimos resistir a vernos, aunque fue solo un rato, llegué a su casa la noche del sábado y me volví el domingo a la hora de almuerzo, pero exprimimos cada momento. Para mí es un respiro entre toda la mierda, entonces no verle significa ir 30 veces más estresada de lo común. Si lo veo desde el lado práctico, yo vivo de la paz que me entregan él y mi hijo, son las únicas personas a las que me entrego emocionalmente por completo, las únicas 2 personas que siento que me quieren tanto como yo a ellos, las únicas personas a las que siento que no molesto con mi presencia, y es más que me necesitan como yo a ellos. 

Entonces son como mi droga, si no tengo una dosis de su presencia me pongo estúpida, como un adicto en abstinencia.
La cosa es que nos vimos, y luego del momento íntimo él me dice que me nota más delgada, que no lo había notado de vista, pero al abrazarme me siente diferente, que me veo mejor. Exploté de feliz. Así de simple, yo sé que a mi novio le gusta la delgadez, él es muy delgado y cuida mucho eso, y yo sé que el preferiría que yo fuese delgada. Es cierto, llevamos más de un año donde yo he sido la vaca de la relación y él aún así me quiere, y es claro, nos amamos, él me amó aunque fuera una gorda desastrada con una vida desastre, pero por mucho que uno se ame siempre he considerado que el físico también afecta, porque la pareja a uno también le entra por los ojos y para el debe haber sido desagradable ver mis lonjas todo este tiempo. Siempre traté de no pensar en eso, porque o si no ni siquiera habría sido capaz de dejarlo tocarme, pero sé que es importante. Entonces la opinión de él va siendo la única que me importa, vamos, que él es el único que puede ver esa parte desagradable de mi desnudez, sin ropa que oculte toda esa grasa. Que él me vea más delgada es un triunfo solemne.

¡Más razones para echarle muchas ganas esta semana!
Quiero darle una sorpresa este finde con un 54, y es bobo, lo sé, porque seguramente ni se notará, pero yo lo sabré y con eso me basta.
Mi fin de semana se reduce a eso, clases, insolaciones, a la casa de mi novio y a devanarme los dedos en las consolas para desestresarme un poco.
Lo de la insolación es normal, soy más o menos pálida y debilucha, por lo que el sol y el calor me hacen pésimo. Caminar un rato bajo el me produjo insolación más de una vez este finde, y termino estúpida, sin poder moverme, con dolor muscular, con migraña y deshidratada a pesar de tomar bastante líquido, soy un fracaso con esto del calor. El verano y yo jamás nos llevaremos bien.
Lo de los videojuegos.... gosh, como no sabía qué jugar, jugué todos los que pude, mi novio me compró la saga de "The little big planet" que es una monada absoluta, y estuve dándole el sábado por la noche (mientras mi novio hacía informes para la universidad) hasta que literalmente me quedé dormida sobre el control, al final ni recuerdo como llegué a la cama, supongo que mi novio debió meterme ahí... Y al otro día abusé de mi PS2, probé unos juegos que había conseguido, Fahrenheit, Metal Gear Solid 3, Alone in the Dark y Rule of Rose entre ellos. ¿Cómo fui capaz de jugarlos todos en a penas unas horas? No tengo idea, pero me la pasé genial.
Sin embargo, ya es lunes y debo volver a la realidad, trabajo-estudio y ha echarle ganas para ver el 54. Sip.

He estado pensando en volver a contar calorías, para ponerme más estricta, quizás volver a hacer una dieta, ya que hace tiempo que no hago ninguna, si tienen algo que puedan recomendarme se los agradecería montones. También los Abdominales Hipopresivos me han estado haciendo ojitos y es que los resultados son impresionantes.

Dejaré los retos de los días que debo y el de hoy.


Día 20
¿Qué es un día típico en tu vida?
A ver... día típico es venir al trabajo , por la tarde voy a estudiar a un preuniversitario y llego a casa bastante tarde por lo que llego practicamente a comer y a ver a mi hijo, a bañarlo, hablar con él y atenderlo, leerle cuentos, dibujar, etcétera. Luego de que se duerme suelo estudiar a menos de que esté agotadísima. Creo que a eso podría resumir un día "normal" de mi vida. Aunque particularmente no creo en el concepto de la normalidad, pero ese es otro tema xd




Día 21
¿Como te gustaría un día en su vida de ensueño?
Mi vida de en sueño se resume a una sola palabra. Sur. Toda mi vida he soñado con irme a vivir al sur de mi país, donde todo es campo, todo es verde, nunca hace calor, siempre es invierno, llueve todo el año, la gente es más amable que en esta jungla de cemento que es la capital. Mi vida de ensueño está en el sur, con una casa lo más aislada posible de la muchedumbre, con paz y lejano al tráfago citadino, con animales y mucho verde. De ahí, cualquier cosa que suceda me gustaría.




Día 22
¿Bebe alcohol?
Si, aunque muy ocasionalmente, antes bebía bastante, y bebía hasta ponerme completamente ebria, ahora no. Luego de mi etapa con el trastorno de ansiedad, dejé de beber un buen tiempo, y ahora bebo poquísimo. Generalmente muy de vez en cuando nos bebemos algún trago fuerte con mi novio para charlar un rato, un vodka tónico o algo por el estilo. El resto del alcohol lo dejo para las comidas, me gusta mucho el vino para cenar, sobre todo porque en mi país hay buena calidad de vinos y por precios bastante accesibles. Mi novio dice que tengo gustos de vieja, por la forma en la que bebo, sin el desenfreno típico de la mayoría de personas de mi edad, y quizás sea así, pero es la forma en la que me siento cómoda. A parte evito beber alcohol por lo obvio, el alcohol es una bomba de calorías vacías, por lo que me aterra, además de la cantidad exorbitante de neuronas que destruye, pero ese es otro tema y viene de mi obsesión con los cerebros, bleh.

Dejo también el semanal:
Mente.- aprender sobre una cultura diferente.
Cuerpo.- intentar un nuevo ejercicio nuevo o ir a una clase de acondicionamiento físico.
Visual.- haga una lista de todas las cosas que has logrado en tu vida.
Alma.- escribir sus frases favoritas en post-its y pegarlas en las paredes del dormitorio.

Y el intake:

D: Leche cultivada, rebanada de pan integral con mermelada light, café. (166 cals)
A: Zapallo italiano relleno (220 cals)
MT: Barra de cereal de manzana, agua mineral sabor pera (85 cals)
C: Té negro, 2 rebanadas de pan integral con mermelada, media marraqueta (160.5 cals)

Total: 631.5 cals



Paso a algunos comentarios:
Loreto.- Sí, chilena total, santiaguina renegada, hay varios términos que me delatan, a pesar de que trato de expresarme lo más correctamente que puedo.
Sophie.- la verdad siempre he considerado que tengo mucha cháchara dentro de mi, pero nunca la he considerado interesante, mucho menos encontrarme interesante a mi, es una tozudez mía, pero me siento bastante ignorante aún. Gracias de todas formas ♥





Les deseo una hermosa semana! Besos y abrazos enormes ♥

4 comentarios:

andrea dijo...

alice que tengas un excelente comienzo de semana besis

Amparo dijo...

Yo también soy Chilena! lo supe apenas pusiste de que te gustaría vivir en el sur y lo de la capital. Yo soy del norte, viví en Santiago unos meses cuando estudiaba actuación en la Católica pero por el asunto del trastorno alimenticio lo dejé y me devolví al norte. También te quería decir que pesamos lo mismo y mi meta de esta semana es bajar a 54 también. Te deseo la mejor de las suertes y muchas fuerza.
Abrazos huesudos <3

Sophie dijo...

Espero que tu metabolismo deje de estar estancado. Que genial que alguien compartiera asi contigo algo tan intimo como tema comida y tal, podrias haber aprovechado y desahogarte.. que lindo que pasaras con tu novio
besos

Circe dijo...

También amaría vivir en el sur alejada de la ciudad, aunque no soy de Chile, pero el sur de mi país también es hermoso.
Tal vez es que no soy de esforzarme demasiado, pero en cierta forma admiro lo responsable que sos. Trabajo, estudio, tu hijito, es admirable realmente.
Mucha suerte para esta semana. Un beso y un abrazo enormes :)