lunes, 29 de septiembre de 2014

Hush...

No, no he hecho ninguna dieta, no, no he comido bien, si, me he portado como una maldita ingrata, no he escrito en el blog, no he atendido a nada más que a los estudios y el trabajo (a medias con el trabajo en realidad).

No sé que más decir, tengo el cerebro frito, subí aún más de peso, no sé por dónde empezar. No sé si sea apropiado que esté escribiendo en el blog, faltan a penas dos meses para mi examen y tengo los nervios hechos trizas. Me siento imbécil e incapaz. Siento que no podré bajar de peso, ni superar mi examen, ni nada de nada. Decidí apartarme de mi adicción a la lectura y a los videojuegos hasta dar mi prueba...

Y de ahí, no sé que más contar, intentaré pasarme por sus blogs y dejar algo que no sea mierda, que resulta ser lo único que sale de mí últimamente.
Me siento triste, amargosa e insoportable.
No sé que hacer para que se me quite, llevo tiempo esperano que un milagro ocurra y nada pasa.
Peso mórbidos 58 kilos, mi novio dice que me salió panza. Great!


Besos a todas, espero que pasen mejores tiempos ♥