lunes, 7 de julio de 2014

So... here I am again.


El tiempo pasa y la forma en que asumes un ciclo es sumamente curiosa. Te das cuenta de que tu esencia no cambia, que es tan intima que en lo más profundo, siempre serás la misma, que un trastorno alimenticio tiene poco y nada que ver con la comida, si no con la forma en la que te relacionas contigo misma, cómo te ves a ti misma. El tiempo pasa y tienes 22 años, oh, cuánto tiempo ha pasado ya, y aún te sientes como la chiquilla de 14 asustada, pasmada, asqueada de sí misma...

Pasé mucho tiempo sin escribir aquí, y en ese tiempo ocurrieron bastantes procesos, me cambié de casa, cambié mis hábitos y prácticamente me cambié de vida. Traté de olvidar a Ana y enfocarme en otras cosas que tenían mi vida de cabeza, comencé a comer sin contar las calorías, ni las horas, ni las cantidades, sólo comía. Sufrí un terrible trastorno de ansiedad que me tuvo al borde de la locura, creo haberlo superado en parte. Dejé atrás gran parte de mi yo infantil y me sumí en la vida laboral de forma definitiva, y al mismo tiempo atesoré otros aspectos infantiles de mí, por miedo a que ese yo antiguo me abandonara por completo. Sufrí nuevas decepciones amorosas, y así mismo, sumida en la decepción, encontré a la persona que me ha brindado la relación más hermosa que jamás tuve, él me ha protegido de todo, de la soledad, de mis propios pensamientos de autodestrucción, de la decepción total con todo...y le debo todas mis recuperaciones, y sin embargo, hay partes de mi que no pueden cambiar, aquellas partes esenciales.
Como Ana. Ana es una parte esencial de mi, propia de mi desde que tengo memoria, desde antes incluso de saber su nombre, Ana ha sido mi única amiga fiel durante todos estos años y en ella me regocijo. La dejé atrás abrumada por tantas situaciones complicadas que se acumulaban sobre mí. Pero una mañana, ya no entrando en la ropa de antes, me encontré aterrada y desempolvé mi báscula, la calibré y luego de inspirarme valor, subí a ella y me encontré con la realidad, y es que todo aquel avance anterior había desaparecido, que estaba gorda e infeliz de mi misma otra vez... al principio desesperé, lloré, pataleé como una niña pequeña que se rehúsa a entender, pero cuando me sequé las lágrimas y mi cerebro se enfrió, Ana estaba ahí, tendiéndome la mano, sin juzgarme, enseñándome el camino, siempre paciente, siempre dispuesta a ayudar. Sé que la obsesión por la perfección es algo absurdo, que la perfección es inalcanzable, pero al menos puedo intentar acercarme lo más que pueda.
El punto es que estoy aquí, en el punto de partida otra vez. Pesando asquerosos 57 kilos, esforzándome por no tener un ataque de pánico cada vez que me subo a la báscula por la mañana. Medio perdida y habiendo perdido la costumbre de mis antiguos hábitos, esos que Ana me había enseñado. Pero a pesar de todo, estoy convencida que con el tiempo y esfuerzo suficientes podré reparar mi error.

Trataré de escribir más seguido, sé que siempre digo lo mismo, pero ciertamente escribir en el blog me anima muchísimo, y leer a otras princesas me motiva mucho más.

Cariños a todas y no pierdan la fuerza ♥

Dejaré por aquí el Intake de hoy hasta ahora:

Desayuno: Té y una manzana verde pequeña - 46 cals
Almuerzo: Pollo al horno (50gr) y un plátano - 142 cals
Once: - Té, pan pita y atún al agua - 130 cals
Extra: Cupcake pequeño de vainilla - Aprox 250 cals (?)
(La verdad es que el cupcake salía totalmente de mis cálculos, pero resulta que a mi hermana pequeña le encanta la repostería y se quedó esperando a que me comiera al menos uno para que le diera una opinión, y no pude decirle que no :/)

Total: 438 cals

Estuve pensando en hacer una dieta para conmemorar mi regreso, pero aún no decido cual, acepto sugerencias y cualquier cosa estaré escribiendo c:

Besotes~ ♥


"Dame tiempo y juro que seré perfecta eventualmente"

No hay comentarios: