jueves, 22 de agosto de 2013

Tonta, tonta, tonta!

Sólo a mí se me ocurre, pensar en tener una vida normal, con comidas normales, como una persona normal…

A veces se me olvida que no puedo ser normal, que no puedo verme en un espejo con todos estos malditos kilos subidos y sentirme normal, a gusto, tomarlo como algo natural, no puedo!
Me dejé llevar, por un cúmulo de sentimientos, por las atenciones y mimos de un chico que ya no me presta la misma atención que en un principio, y ahora que dejé de mirarlo embobada un segundo y me atreví a mirarme a mí misma otra vez, solo veo fracaso, soy una fracasada...


Cuesta y duele mucho más que antes, pero no hay resultados sin dolor, quiero sentirme orgullosa de mi misma, y ahora no puedo... Ni siquiera me atrevo a subirme a la báscula, la siento como un juez severo e inclemente que me destruirá con la realidad...
Me gustaría volver a recorrer este camino, que tanta satisfacción me trajo, este camino, que aunque doloroso, fue lo único capaz de devolver un poco de orgullo a mi maltrecha alma.
Espero encontrar la fuerza.
Besos a todas y perdón por mi inesperada desaparición. 






Quisiera cortar todo ese sobrante y acabar con esto